Archivo

Archive for the ‘Alimentación y salud’ Category

Pensando en un huerto…

29 octubre 2012 2 comentarios

Una de las cosas que hecho de menos desde que estoy en Barcelona, es poder cultivar un huerto. Mi nueva casa tiene patio pero su orientación es noroeste y el balcón tiene orientación sudeste, apenas tengo unas 3 horas de luz directa. Así que en principio un huerto está descartado: no tengo suficiente sol.

Tomates robledanos

Tomates robledanos by Javi S&M, on Flickr

Leer más…

Anuncios
Categorías:Alimentación y salud

Turrón casero

24 diciembre 2011 Deja un comentario

Dentro de un ratillo me voy para Madrid, a pasar la nochebuena con la familia; como ayer tuve clase, no tenía ganas de meterme 7 horas de coche después de la paliza que supone una práctica en cocina, para conducir, hay que estar despejado. Aproveché la tarde para hacer turrón casero, aquí os dejo un par de recetas.

Turrón de Alicante

Ingredientes: Almendra tostada sin piel 250g, azúcar 150g, miel de romero 50g, agua 30 g, 2 obleas

Turrón casero

Lo de las obleas que es este papel de arroz que llevan los turrones por fuera, yo lo he conseguido en “parami”, que está en Diputació 202, en otros sitios, tendréis que preguntar. La miel, tiene que ser de la buena, no vale una que lleve glucosa y todo tipo de aditivos.  Es facilísimo de hacer siempre que tengamos unas precauciones. Antes de empezar, todos los ingredientes tienen que estar preparados, pesados y a mano. Las claras tienen que estar a temperatura ambiente.

1.- “Encamisamos” el molde: le ponemos una tira de papel sulfurizado, untadita de mantequilla por ambas caras y untamos también el molde. Si os hacéis con spray de mantequilla, os ahorráis un buen engorro. Encima del papel, le ponemos una oblea cortada a la medida del molde. Nos preparamos una segunda oblea del mismo tamaño.

2.- En un cazo ponemos la miel, el agua y el azúcar y hacemos un almíbar hasta llegar a 145º (punto de caramelo rubio). Se hace rapidísimo.

3.-  Mientras se hace el almíbar Montamos las claras a punto de nieve.

4.- Vertemos el almíbar caliente sobre las claras en un hilito, batiendo constantemente con unas varillas (recomiendo eléctricas). Aquí la temperatura de las claras y el varillado es crucial, si están frías se te cristaliza el almíbar y lo que consigues son pegotes de caramelo flotando en clara de huevo.

5.- Añadimos la almendra removiendo bien, de forma que cubramos completamente todas las almendras.

6.- Echamos la mezcla en el molde, presionamos bien para repartirlo por todo el molde de forma regular, ponemos la segunda oblea presionado un poco más y listo, en media horita a temperatura ambiente estará frío y listo para hincarle el diente

Nougat de chocolate y pistachos

Ingredientes: Pistachos pelados 250g, azúcar 150g, miel de romero 50g, agua 30 g, chocolate de cobertura 60g,  2 obleas,

Se hace exactamente igual que el anterior, sólo que una vez que hemos incorporado el almíbar a las claras, añadimos el chocolate bien picadito y seguimos batiendo un poco, con el calor el chocolate se derrite y queda homogéneo

Turrón de Yema

Agua 60g, glucosa líquida 15g, azúcar 200g, extracto de vainilla, Yema 75g, almendra molida 200g, un poco más de azucar

Esta nos vale para darle salida a todas esas yemas que se nos han quedado muertas de risa después de hacer tanto turrón. Necesita reposar un mínimo de 24 horas y mejor si lo hacéis con varios días de antelación, necesita madurar.

1) Encamisar el molde con papel sulfurizado untado de mantequilla por las dos caras y dejando un buen trozo para luego cubrir el turrón

2) Hacer un almíbar con el agua, el azúcar, la glucosa (en tiendas de cocina) a 116 – 118 º bola suave

3) Cuando el almíbar alcance la temperatura, lo volcamos sobre las yemas, mezclando suavemente con la lengua.

4) Añadimos la almendra molida, batiendo con la varilla y lo volvemos a poner al fuego muy suave, moviendo con la lengua, medio minutito. Así aseguramos la cocción de las yemas y que el turrón se nos va a conservar en buenas condiciones.

5) Extendemos sobre una bandeja y extendemos y recogemos con la lengua hasta que alcance una temperatura de 30-35º y se espese.

6) Lo metemos en el molde cubrimos con el papel que nos sobraba y presionando le damos la forma homogénea.

7) reposar a temperatura ambiente al menos 24 horas.

8) Sacar el turrón del molde, quitarle el papel y extender un poco de azúcar por encima. Quemar el azúcar con una plancha (de cocina!) o con un soplete.

A disfrutar! Felices fiestas!

 

Categorías:Alimentación y salud

Tortilla catalana

16 noviembre 2011 2 comentarios

Es curioso, llevo ya más de un mes con mi curso de cocina y aquí no he dicho nada al respecto, tampoco he publicado ni una sola receta. Teniendo en cuenta que me pasan la documentación protegida con 127 contraseñas, supongo que estarán protegidas por todo tipo de derechos; además, por regla general son recetas muy elaboradas que requieren horas de trabajo. Pero hay un par de asignaturas en las que damos recetas tradicionales, populares, en concreto hay muchas recetas de la cocina tradicional catalana que para mi son todo un descubrimiento, y creo que no estaría de más compartir alguna de ellas. Y la primera no puede ser más fácil, más rápida y más rica.

Barbacoa - Castelltcir P41

Monjetes, by jaulaDeArdilla en Flickr

TORTILLA DE BUTIFARRA NEGRA Y MONGETES

  • 2 cucharadas soperas colmadas de butifarra negra cortada en cuadraditos
  • 2 cucharadas soperas colmadas de monjetes cocidos
  • 2 cucharadas soperas rasas de cebolla cortada en ciseler (opcional)
  • 2-3 huevos (se me habían olvidado y ¿qué es una tortilla sin huevos?)
Los “monjetes” son unas alubias blancas pequeñitas buenísimas, las venden ya cocidas prácticamente en todas partes, también las hay congeladas y de bote (en este último caso lavarlas bien antes de utilizarlas). La cebolla, es de mi cosecha, en clase la hicimos sin ella, pero formaba parte de un “pastel de tortillas” uno de cuyos componentes era precisamente una tortilla de cebollas.  Lo de cortar la cebolla en ciseler (cuadraditos de 1mm/1mm) es cuestión de gustos, yo lo hago así en parte para practicar los cortes, en parte porque me gusta la suavidad que aporta la cebolla y no notarla en boca, pero es mi opción, podéis cortarla o como queráis o prescindir de ella porque alarga 1/2 hora la elaboración del plato…. claro que también está la opción de la cebolla frita de lata… aunque no es lo mismo.
Elaboración:
  1. Cortar la cebolla en ciseler y ponerla a rehogar con un poquito de sal (poca, que la butifarra ya tiene sal)  a fuego muy lento hasta que esté totalmente cocida y transparente sin que tome color (20 min / media horita)
  2. Saltear ligeramente las judías con la butifarra a fuego fuerte en una sarten con poca grasa.
  3. Batir bien los huevos con otro pelín de sal.
  4. Mezclarlo todo con cuidadito
  5. Cuajar la tortilla. El punto a gusto de cada uno, a mi personalmente me resultan más ricas un poco melosas.
A disfrutar, con una ensaladita tienes un plato completísimo lleno de proteinas, hidratos de carbono de los buenos y vitaminas que te permitirán perderte por ahí con la bici durante unas cuantas horas!
Categorías:Alimentación y salud

¿Por qué tienen tan poco éxito las alertas sanitarias sobre La dieta Dukan?

Pues a mi entender, se debe en gran parte a que, a ojos de una persona con tendencia a la obesidad que ha seguido un montón de dietas hipocalóricas a lo largo de su vida acusan a la dieta dukan de unos males que ellas mismas padecen, entre otras cosas, se la acusa…

  • Efecto rebote: ¿Hay alguien por ahí con tendencia a la obesidad que haya hecho una dieta hipocalórica y no haya recuperado jamás ni un gramo sin verse obligado a seguir haciendo dieta todo el tiempo? (y digo tendencia a la obesidad, no me refiero a alguien que haya cogido 20 kilos puntualmente por una pierna rota o algo parecido).
  • Es cara: ¿Y las dietas hipocalóricas no? Aparte de los gastos que suponen endocrinos, nutricionistas y dietistas en sí mismos, los alimentos que se consumen en unas y otras son básicamente los mismos, con la diferencia de la fruta: Carnes y pescados magros, verduras y hortalizas no leguminosas, lácteos desnatados… y todo de primerísima calidad, porque cocinar a la plancha y al vapor sin apenas grasas ni sal (común a ambos tipos de dietas) potencia los sabores de los alimentos mismos y la frescura y la calidad son absolutamente necesarios.
  • Cumple las características de las dietas fraudulentas: las características de las dietas fraudulentas, son una definición legal.
    • Promete resultados mágicos: Dukan no promete resultados mágicos, sino una pérdida de 1 kilo a la semana que irá reduciéndose a medida que avanza la dieta. Es decir, exactamente lo mismo que prometen las dietas hipocalóricas: una pérdida media de 3 kilos al mes a lo largo de la dieta (en las dietas hipocalóricas también la pérdida es espectacular el primer mes, hasta 7 u 8 kilos).
    • Prohibición de un grupo de alimentos, exactamente igual que las dietas hipocalóricas (bueno, estás, los “desaconsejan”), ¿Conocéis a alguien que se forre a tocino, arroz, pasta y legumbres haciendo una dieta hipocalórica? Es cierto que los hidratos de carbono se permiten en cierta medida, pero conozco muy pocas personas que haciendo una dieta hipocalórica prefieran 20 grs de arroz a 300 de lechuga. El resultado es que al igual que en la dieta dukan se ingieren muy pocos hidratos de carbono al día en las hipocalóricas (60 grs de pan integral y alguna patata pequeña muy de vez en cuando, básicamente lo mismo que con el salvado de avena, trigo y la maicena en la dieta dukan).
    • Listas de alimentos “buenos y malos”: Las dietas hipocalóricas también tienen estas listas y entre los malos están las grasas, mantecas, tocinos, embutidos, bollería industrial, frutos secos, azúcar…. es decir, exactamente los mismos que en la dieta dukan con la salvedad de las legumbres (que están permitidas en las hipocalóricas pero que nadie come porque te mueres de hambre) y de la fruta, que tiene básicamente los mismos nutrientes que la verdura a excepción del azúcar.
    • Exageran la realidad científica de un nutriente, las proteínas y el salvado. Yo he leído los tres libros y dice básicamente lo mismo que los demás sobre ellas, lo que sí te dice es que comiendo más proteinas te sacias antes y necesitas comer menos cantidad. Y es cierto. Y también lo dicen los más sesudos estudios científicos que actualmente nos recomiendan comer hidratos de carbono integrales porque se hinchan, se digieren más despacio y sacian más.
    • “Aconsejan productos dietéticos a los que se atribuyen pro-piedades extraordinarias”, Pues sí el señor es muy marketiniano, pero en lo que a productos dietéticos se refiere, aconseja los mismos que los demás: cereales integrales (salvado de avena y de trigo) y aceite acalórico, ese mismo que recomiendan un montón de dietas hipocalóricas, la primera vez que lo tomé tenía 9 años. También vende productos como “devorkal”, aromas alimentarios, ahora está sacando comida precocinada. Es decir, exactamente lo mismo que hacen los farmacéuticos y herbolarios de medio mundo sin que nadie les tache de “fraudulentos”.
    • “incluyen relatos, historias o testimonios para aportar credibilidad,” Por poner un ejemplo archiconocido, ¿Alguien se ha fijado en la publicidad de la corporación dermoestética? ¡Y la pasan por la tele en hora de máxima audiencia!
    • contienen afirmaciones que contradicen a colectivos sanitarios de reputación reconocida. ¿Exactamente a qué afirmaciones y a qué “colectivos sanitarios de reputación conocida se refiere”?. Dado que el documento no lo dice, resulta un tanto difícil de refutar.
  • Ilegalidad de sus afirmaciones: de nuevo nos encontramos con una definición legal, vamos a verla:

Puede comprobarse la ilegalidad de dichas frases revisando el Real Decreto 1907 / 1996, de 2 de agosto, que especifica claramente:

“Queda prohibida cualquier clase de publicidad o promociones directa o indirecta, masiva o individualizada, de productos, materiales, sustancias, energías o métodos con pretendida finalidad sanitaria en los siguientes casos”:

[…] Que sugieran propiedades específicas adelgazantes o contra la obesidad.
Que proporcionen seguridades de alivio o curación cierta.
Que utilicen el término «natural» como característica vinculada a pretendidos efectos preventivos o terapéuticos.
Que atribuyan a determinadas formas, presentaciones o marcas de productos alimenticios de consumo ordinario concretas y específicas propiedades preventivas, terapéuticas o curativas.
Que pretendan aportar testimonios de profesionales sanitarios, de personas famosas o conocidas por el público o de pacientes reales o supuestos, como medio de inducción al consumo.”

Y esto es lo que afirma el método dukan

“Con el Método Dukan usted logrará adelgazar de forma inmediata”
[podrá] “mantener su peso estable durante el resto de su vida”,
“dieta basada en el consumo de proteínas naturales”, y
“más de 1 millón de lectores en Francia ya han adelgazado siguiendo los cuatro pasos de esta dieta”.

¿Y qué es lo que afirman las dietas hipocalóricas tradicionales?; pues básicamente lo mismo, que haciendo su dieta empezarás a perder peso de forma paulatina desde el primer momento, que siguiendo las recomendaciones de tu médico/endocrino/dietista conseguirás mantener tu peso a largo plazo, que la dieta está basada en alimentos naturales (con proteínas naturales, dukan se refiere a que en su dieta no tomas sobrecitos de proteínas si no carne, pescado, lácteos y huevos) y que su dieta es la única que funciona porque está científicamente probada y avalada.

  • Errónea atribución de capacidad adelgazante a las proteínas dietéticas: No lo hace, lo que dice es que las proteínas (y no las protéínas dietéticas) sacian más y por tanto comes menos, ergo pierdes peso. Se atribuye “la alta ingesta de proteína ha sido asociada a enfermedades crónicas como osteoporosis, cálculos renales, insuficiencia renal, cáncer, enfermedad cardiovascular y obesidad.” ¿Y no es ese precisamente el mal de la actual sociedad occidental? La “epidemia” de obesidad viene precisamente porque en la rica sociedad actual comemos demasiadas proteínas, grasas y azúcares rápidos. Cuando llevas años alimentándote desequilibradamente, demasiadas grasas, proteínas y azúcares… ¿Realmente va a suponer tanta diferencia prolongar el desequilibrio 2 ó 3 meses más?
  • Potenciales daños asociados al seguimiento de su “método” o “dieta”. “La dieta propuesta por el Sr. Dukan puede comportar desequilibrios nutricionales y puede ser altamente arriesgada ya que podría comportar alteraciones somáticas, psicológicas, hormonales, de crecimiento o de rendimiento”. Posiblemente es muy cierto, pero ¿Las dietas hipocalóricas no? ¿Seguro? ¿Cuantas personas han tomado ansiolíticos, antidepresivos y pastillas para dormir mientras hacían una dieta hipocalórica simplemente porque el hambre los tenía irritables, de mal humor, faltos de sueño y en un estado permanente de ansiedad?

CONCLUSIÓN
Con todo esto, no quiero decir que la Dieta Dukan sea saludable, probablemente sea tan poco sana como la pintan (Como ya he dicho no soy médico). Y está claro que el señor Dukan se está haciendo multimillonario y ampliando su negocio todo lo que puede (quien no lo haría), pero si esta dieta realmente es tan poco saludable, los argumentos en contra deberían ser un poco más contundentes y menos sofistas para tener algo más de éxito…. ¿o es que no interesa?

Categorías:Alimentación y salud

¿Por qué tiene tanto éxito la dieta Dukan?

9 julio 2011 1 comentario

La dieta dukan está de moda, todo el mundo habla de ella, todo el mundo la hace, ¿Y por qué? ¿Qué tiene esta dieta que no tengan las demás?

  • No te culpabiliza por ser gordo:  Parte de la base de que eres como eres y de que hay que poner soluciones.
  • Es barata y fácil de seguir: basta con comprarse un libro que cuesta menos de 20 € y acudir al médico de cabecera (que puede ser el de la seguridad social) periódicamente para hacerse unos análisis.
  • No pretende cambiarte: asume que eres gordo y te gusta comer, así que en lugar de matarte de hambre, te propone comer de otra manera.
  • No pasas hambre: En una dieta hipocalórica ingieres menos calorías de las que necesitas para vivir así que tu cuerpo te pide a gritos que lo alimentes, lo hace las 24 horas y por lo tanto estás irritable, de mal humor, duermes mal y tienes ansiedad. Y si alguien no me cree, que siga una dieta hipocalórica de 1200 calorías durante una semana y luego me lo cuente.
  • Premia tus esfuerzos: A medida que avanzas en la dieta y vas perdiendo peso, aumentan los alimentos que puedes comer, la dieta se va haciendo menos restrictiva. En las dietas hipocalóricas es exactamente al revés, a medida que vas perdiendo peso, tu cuerpo ahorra más y para seguir adelganzando tienes que restringir aún más la ingesta de alimentos.
  • Asume que la obesidad es una enfermedad crónica: En dietas hipocalóricas, una vez alcanzado el peso objetivo, el sistema te abandona. Te declara curado y te recomienda “tener cuidado”. Y ¿Qué demonios es eso de tener cuidado? Nadie te lo cuenta. Si recuperas el peso, la culpa es tuya que eres un gordo de mierda y no tienes ningún autocontrol. A una persona normal le basta con tener cuidado, a una persona con tendencia a la obesidad no, tiene que ser consciente de su problema y ponerle remedio todos los días de su vida. La dieta dukan asume esta realidad y ofrece una pautas clarísimas a seguir que te recordarán el resto de tu vida que eres un enfermo.
  • Está dirigida a personas, no a superhéroes: Salvo algún que otro pirado obsesivo, casi nadie es capaz de mantener una dieta hipocalórica toda su vida, la dieta dukan tiene esto cuenta y ofrece alimentos y recetas que resultan gratificantes y eliminan la necesidad de dulces y grasas.
  • Te enseña a mantener el peso de forma paulatina:  Las dietas hipocalóricas tradicionales quieren enseñarte a comer equilibradamente mientras adelgazas, en tanto que Dukan primero te hace adelgazar, y después te enseña a comer poco a poco, etapa por etapa. Y funciona mejor por la sencilla razón de que mientras estas perdiendo peso no comes equilibradamente por definición (si lo hicieras, mantendrías tu peso, no lo perderías). Cuando terminas una dieta dieta hipocalórica has aprendido a comer equilibradamente para adelgazar no para mantener. En cambio con la dieta Dukan, adelgazas rápidamente comiendo igual de desequilibradamente que antes de comenzar la dieta y luego, una vez alcanzado el objetivo, y con la moral por las nubes, aprendes a comer equilibradamente con el objetivo de mantener. El 80% de la dieta dukan se centra en mantener el peso, en cambio en en las dietas tradicionales el 100% de la dieta se concentra en perderlo.
Visto lo visto, la gente que está haciendo la dieta Dukan se siente feliz porque no pasa privaciones,baja de peso con relativa rapidez y concentra el 90% de su esfuerzo aprender a mantener su peso comiendo de forma equilibrada. ¿Cómo no iba a tener éxito? Lo raro sería que no lo tuviera.
Categorías:Alimentación y salud

Hablando de dietas

mmm… Me parece que abrí la caja de pandora el otro día cuando decidí hablar de la tiroides. Lo cierto es, que llevo ya bastante tiempo con la idea de abordar el tema de la obesidad con la alimentación y el ejercicio cómo la única manera de combatirlos.

No soy médico, ni tengo estudio alguno en nutrición, pero cómo sufridora, de dietas, sé un queso.  Al fin y al cabo, la lucha contra la obesidad ha sido una constante en mi vida desde que tengo uso razón. He perdido la cuenta de a cuántos endocrinos (públicos y privados) he acudido y de cuántas dietas draconianas he hecho a rajatabla a lo largo de mi vida. Desde que padezco hipotiroidismo, las subidas se han vuelto espectaculares, en lugar de coger 8 ó 9 kilos en un invierno, cojo 18, pero la dinámica es la misma: recupero los kilos perdidos y unos cuantos de propina en un periodo máximo de 4 años.

Últimamente se ha puesto de moda la dieta Dukan, todo el mundo habla de ella, fundamentalmente para ponerla verde. Yo no puedo decir si es buena, mala o regular o si te va a dejar el organismo hecho trizas porque como ya he dicho, no soy médico.  Pero no puedo evitar pensar que gran parte de todo este revuelo mediático en contra de esta dieta tiene mucho de guerra a muerte por parte de la gran industria que se ha montado en torno al adelgazamiento porque el ciclo de las dietas hipocalóricas es el negocio del siglo.

Lo primero que hay que entender a este respecto es que la obesidad es una enfermedad crónica. Cuando tienes tendencia a engordar desaforadamente, la tienes y punto, no se cura, no se pasa y no te cambia el metabolismo. Nunca. Y cuando hablamos de tendencia a engordar no hablamos de esos 4 o 5 kilitos que se pone la gente en invierno, hablamos de personas que en ese mismo periodo de tiempo cogen 10 o 12 kilos, si además padecen algún trastorno metabólico, pues ya son 20. Si tienes tendencia a la obesidad, la única solución que conocemos hoy por hoy es estar a dieta el resto de tu vida.

El ciclo de la dieta hipocalórica

A estas alturas, creo que ya todos sabemos que el cuerpo humano tiende a acumular grasas para poder afrontar los periodos de escasez. Esto es un rasgo evolutivo que nos viene de cuando éramos nómadas y comíamos lo que cazábamos o recogíamos por ahí. En el caso de las mujeres esta acumulación es aún más fuerte porque puede darse el caso de tener que afrontar un embarazo durante un periodo de escasez.  Tanto es así, que cuando una mujer tiene menos de un 10% de grasa acumulada en su cuerpo deja de tener el periodo para evitar un embarazo.

Las Dietas hipocalóricas se basan en reducir la ingesta de calorías diarias, de forma que el cuerpo, para seguir funcionando utilice las grasas que tienes acumuladas y así ir perdiendo peso. Te pasas meses ingiriendo unas 800 calorías menos de las que necesitas para vivir. El problema es, que el cuerpo aprende, confirma que efectivamente hay periodos de grandes privaciones y aumenta su tendencia a acumular grasas y a medida que pasan los años y las dietas hipocalóricas se suceden cada vez lo hace más eficientemente.  Así, a medida que sigues la dieta, para perder los últimos kilos, tienes que privarte más y más.

Para mantener esa pérdida, lo único que puedes hacer es continuar a dieta y hacer mucho ejercicio. No hay soluciones mágicas. El problema es que nadie puede estar a dieta siempre. Antes o después llega un momento en el que pierdes la motivación: un periodo de duelo, un fracaso sentimental, problemas en el trabajo…. y como tu cuerpo está ahí agazapado, lleva meses o años muerto de hambre… empieza a acumular con entusiasmo y en un par de meses te has puesto el 80% del peso que perdiste. Recuerdas tu dieta anterior, los meses de privaciones,el hambre constante, el ostracismo social (ya hablaremos de esto) y te cuesta decidirte ponerte a dieta otra vez. Cuando por fin te decides….

El gran negocio

Hoy por hoy las dietas hipocalóricas son el único método científicamente avalado que funciona para adelgazar. Sin embargo, todos los que las hemos padecido sabemos que cronifican y agravan la enfermedad. Y ahí precisamente está el negocio. Basta con entrar en cualquier farmacia o supermercado y mirar la cantidad de productos que existen para adelgazar basados en la reducción de la ingesta de calorías. No son baratos precisamente. ¿Cuanto cuesta un endocrino privado y sus consultas periódicas absolutamente necesarias en una dieta hipocalórica dada la drástica reducción de nutrientes durante largos periodos de tiempo? ¿Y qué decir de los tratamientos de “belleza”…? Presoterapia, mesoterapia, cavitación, liposucciones, abdominoplastias…. cuestan miles de euros.

Dada la estructura cíclica de los procesos de adelgazamiento…. estos tratamientos, dietas, médicos, productos han generado una floreciente industria que genera unos ingresos que yo diría que casi superan a los de la industria del sexo.

Así las cosas…. ¿Interesa curar la obesidad?

Categorías:Alimentación y salud

La glándula tiroides y el ejercicio

2 julio 2011 11 comentarios

Esta glándula, que está situada en la base del cuello, debajo de la nuez. “La glándula tiroides regula el metabolismo del cuerpo, es productora de proteínas y regula la sensibilidad del cuerpo a otras hormonas. La tiroides participa en la producción de hormonas, especialmente tiroxina (T4) y triyodotironina (T3). Estas hormonas regulan el metabolismo basal y afectan el crecimiento y grado de funcionalidad de otros sistemas del organismo. El yodo es un componente esencial tanto para T3 como para T4. La tiroides también sintetiza la hormona calcitonina que juega un papel importante en la homeostasis del calcio. La tiroides es controlada por el hipotálamo y pituitaria.“.(WP) Dicho esto, creo que queda claro que cuando falla la tiroides, tienes un problema.

Glandula Tiroides

Glandula tiroides (Wikimedia commons)

A mí me diganosticaron hipotiroismo (en concreto enfermedad de hashimoto) hace 4 años. Fuí al médico porque me sentía sin ganas de nada, triste, irritable y porque ese invierno, en apenas 9 meses había cogido 15 kilos, no podía dormir bien y en general me sentía física y mentalmente de lo más miserable.

Cuando acudí a la consulta, no estaba mi médico habitual que conocía mi tendencia a engordar y mi situación familiar por lo que ya me había recetado ansiolíticos en alguna ocasión, había una sustituta que no me conocía de nada y cuando le conté la película me dijo: “Sí, quizás estés un poco deprimida, pero por si acaso, antes de recetarte nada, te voy a hacer un análisis. Y efectivamente, cuando el endocrino al que me derivó la doctora vió los análisis, los repitió porque no se lo podía creer. Desde entonces tomo Eutirox 150 en ayunas todos los días y lo seguiré haciendo el resto de mi vida. ¿ Y por qué cuento yo todo este rollo? Porque me sería difícil expresar hasta qué punto me ha ayudado la bicicleta en la superación y normalización de esta enfermedad.

Leer más…

Categorías:Alimentación y salud Etiquetas: ,
A %d blogueros les gusta esto: