Inicio > En bici por Barcelona, Rutas por Cataluña > Una excursión improvisada: Barcelona – Vilasar de Mar

Una excursión improvisada: Barcelona – Vilasar de Mar


Ayer nos hicimos una excursión con la que no contábamos. Nos salió así, sin querer. La idea era ir a Badalona, picar algo allí y volver. Un paseo de hora y media. Surgió la idea porque le comenté a un amigo que solo había ido hasta el forum; que a partir de allí siempre me encontraba con nudos de carreteras y acaba volviéndome; así que hacía ya algún tiempo que teníamos pendiente el paseo para que yo aprendiera el paso por la playa.

Ayer por fin nos decidimos a ir. Como se suponia que era un paseito, nos llevamos a Estrella en su cesta. Se lo pasó en grande, aunque acabó de la cesta hasta el gorro la pobre porque lo que iba a  un paseito de un par de horas se convirtió en una excursión de todo el día hasta Vilasar de Mar. 50 km, no está mal para haberlo no  planeado!

Barcelona - Vilasar

Camino de vuelta

El quid en el forum estaba en que en lugar de seguir recto como hacía yo hay que meterse dentro y cruzar el puerto  por un puente (bastante chulo lo de pasar por encima de los barcos atracados, por cierto), llegas a un parque y de ahì, al final a la izquierda llegas al puente que cruza el Besós, lvas a parar a un polígono industrial, unos 200 metros mas allá pasas la fábrica de anís del mono y ya puedes coger el paseo marítimo otra vez.

En un plis entrábamos en el centro de Badalona donde, siguiendo el buen criterio de Sergi, nos dirigimos hacia la iglesia (su teoria es que al lado de las iglesias siempre hay un bar porque la gente se aburre en las bodas y se sale a tomar algo). Efectivamente, en la placita que hay frente a la iglesia dimos con el “Centro parroquial San Josep”, sitio que recomiendo encarecidamente a todo excursionista que se pase por Badalona. Dimos buena cuenta de unas bravas (eran patatas con mayonesa y pimienta, pero qué patatas!!! Qué ricas), butifarra con escalivada, ensaladilla…. Vamos que nos pusimos morados.

Badalona

Centro parroquial San Josep - Badalona

Como era temprano decidimos seguir hasta Mongat y así lo hicimos después de preguntar el camino a unos amables (y guapos) patinadores que había en la mesa de al lado. Y piano pianito, un poquito más, un poquito más nos plantamos en Premiá de Mar. Y allí nos encontramos con una disyuntivaa la izquierda salía un tunel con pinta de incorporarse a la nacional (que sin casco y con la perra en la cesta estaba descartado) y a la derecha un camino que se metia por la playa. Para entonces ya se nos había metido entre ceja y ceja llegar a Vilasar así que le preguntamos a un señor que había allí con su bici y nos dijo que el camino se convertía en playa unos 300 metros más adelante. Decidimos seguir hasta dónde pudiéramos, al poco nos cruzamos con una pareja perfectamente pertrechada con Mountain bikes, cascos y toda la parafernalia que también se volvían. Sergi, como buen aragonés decidió que nosotros seguíamos.

Premiá de mar

Cruzando la Rambla

Cruzamos la rambla andandito, como puede verse y al poco nos en contramos con que el camino desaparecía. Justo en ese punto vimos un paso subterráneo para peatones que cruzaba la nacional y las vias del tren y decidimos probar suerte adentrándonos en Premiá a ver si encontrábamos una calle que nos llevara a Vilasar ( no quedaban más de 500 metros ya), pero no tuvimos suerte los 500 metros entre ambas poblaciones estaban ocupados por unos inmensos viveros vallados hasta el último centímetro. Bastante descorazonados y a punto de resignarnos y dar media vuelta nos cruzamos con un chaval de unos 12-13 años en bici y yo vi el cielo abierto, la chavalería me ha salvado en más de una ocasión (a esas edades no tienen coche ni moto todavía así que se mueven en bici y se las saben todas). Efectivamente nos dijo que pegado a la nacional, entre la valla del vivero y la de la nacional había un paso, y allí estaba, sin más novedad salvamos los últimos 500 metros hasta Vilasar donde repusimos fuerzas, frente a la iglesia por supuesto. La vuelta la hicimos toda seguida hasta la Barceloneta, donde hicimos una parada técnica en le petit bar (carrer judici), tienen un vermut y unas anchoas del cantábrico de órdago. Finalmente, llegamos a casa a las 9 de la noche derrotados, pero encantados… Y decididos a llegar a Mataró la próxima vez.

Lecciones del día: si llegas a un pueblo desconocido y necesitas un bar desesperadamente, busca la iglesia; si te pierdes pregúntale el camino a un/a preadelescente.

La ruta: http://ca.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2667298

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: