Inicio > Viajar en la bici > Una escapadita a Sicilia (primera parte)

Una escapadita a Sicilia (primera parte)


En Mayo le prometí a una amiga que vendría a verla a Malta en Septiembre y aquí estoy. Cómo ella tenía 4 ó 5 días libres decidimos hacernos una escapadita a Sicilia … en bicicleta.  En un primer momento pensé en llevarme mi bici, pero claro, la primera en la frente; para llevarme la bici tenía que coger un ferry en Barcelona y claro… dada la actitud cada vez más hostil de renfe hacia las bicicletas, llegar a Barcelona se convertía en una odisea que podía costarme 4 ó 5 días de viaje a la ida y otros tantos a la vuelta.

Brindando con champán

A todo esto, me compré  la “fragoneta” y toda ingenua yo pensé que no había mejor manera de estrenar la furgoneta que cargar las bicis en ella e irme a Italia en ferry, pero saqué la libreta y sólo en gasolina, peajes y pasajes de ferry la cosa se me ponía en más de 1200 euros sin empezar a comer y a dormir, además de añadir 7 días de viaje a la “escapadita”.

Por último me dije, pues ya que tengo por fin mi bici plegable, me la llevo a Malta (130€ el avión frente a los 400€ a Sicilia) y desde allí cogemos el ferry, pero claro, no era justo que yo fuera en mi superbicicleta y mi pobre a miga en una alquilada, así que después de tantos planes, al final me monté en el avión con una mochilita y la visa bien cargada para alquilar la bici.

Además, mi amiga insistía en que en Malta es peligrosísimo coger la bici, que aquí no hay cultura de bici y que van todos como  locos, por lo que  en Malta, peatona.  Ahora que puedo comparar, a mí me ha parecido mucho más caótico el tráfico en Sicilia que en Malta, aunque eso sí, debo reconocer que en Italia, la bicicleta está en todas partes, que la gente se mueva en bicicleta es algo completamente normal, en Malta no.

Así que con 5 días por delante y las bicis alquiladas, decidimos lanzarnos a la aventura y escaparnos a Sicilia. Ahora la cuestión era decidir adónde íbamos porque ninguna de las dos estábamos en condiciones de hacernos más de 30 kilómetros diarios con las alforjas a cuestas.  Dado que queríamos ir relajaditas, al final dedicimos coger un tren de Pozzallo (dónde te deja el ferry) a Milazzo y limitar nuestro recorrido a las Islas Eolias. Un día antes de salir, cambiamos de opinión y decidimos ir a Taormina, Siracusa, Milazzo, Strómboli y vuelta a Malta vía Catania, cambiamos todas las reservas y para allá que nos fuimos.

Día 5 de Septiembre: Balluta – Valletta – Pozallo

El día 5 nos levantamos con la fresca, cogimos nuestras bicis y nos fuimos a Sliema a coger el ferry que nos dejaría en Valletta. Una vez allí, Mafe decidió que en lugar de visitar Valletta como habíamos planeado mientras esperábamos el ferry a Sicilia, nos acercaríamos a las 3 ciudades, pero me temo que no fue posible. Lo intentamos, pero dimos con una zona industrial, sucia y llena de basuras que nos echó para atrás así que volvimos a Valletta y aprovechamos para visitar el museo de la guerra y el palacio de los grandes Mestres al que cuesta 10 euros acceder y del que te dejan ver 3 salas aproximadamente😉

En el ferry a Valetta

En el ferry a Valetta

Embarcando en el María Dolores que nos llevó a Sicilia

Embarcando en el María Dolores que nos llevó a Sicilia

Habíamos optado por dormir en b&b pero claro, no todos los que se anuncian como tales lo son, en Pozallo nos tocó un hotelito de vacaciones que no estaba mal, con terracita, amplio y limpio, pero tenía de b&b lo que yo de monja😉

Día 6 de Septiembre: Pozzallo – Siracusa

Cómo el primer tren que admitía bicicletas salía a las 3 de la tarde, aprovechamos la mañana para darnos un paseo por los alrededores de pozallo y visitar algunas de sus playas que son una pasada, limpias, con poca gente con una arena finísima y kilométricas; de paso nos sirvió para empezar a soltar las piernas y acostumbrarnos a lo que vale un peine.

En los alrededores de Pozzallo

En los alrededores de Pozzallo

Por la tarde cogimos nuestro trenecito a Siracusa, llegamos a media tarde y nos instalamos en nuestro hotelito , que nos encantó. Tras una ducha y transformadas en señoritas con nuestra minifalda y nuestros tacones salimos a darnos una vuelta por la ciudad… y nos enamoramos las dos, de sus calles, de sus gentes, de sus monumentos… nos encantó.

Callejeando por Ortigia - Siracusa

Callejeando por Ortigia - Siracusa


Vestida de señorita en Siracusa

Vestida de señorita en Siracusa

En fin mañana más, que Siracusa da mucho de sí y la licenciatura en cuestas de Taormina también🙂

Categorías:Viajar en la bici
  1. jofegaber
    15 septiembre 2010 a las 7:59

    Que envidia de viaje…. lo mismito que en Madrid…

    Felicidades. Un abrazo

  2. 15 septiembre 2010 a las 21:35

    Se ha quedado un poco cortito el viaje, pocos días, pero bueno, ya sé un sitio al que tengo que volver. He flipado con Sicilia🙂

    besos

  3. 16 septiembre 2010 a las 16:26

    Impresionantes las fotos, así que en vivo y en directo tiene que ser precioso.

    ¡Besos!🙂

  4. caminante500
    25 septiembre 2010 a las 15:40

    Bonito viaje y bonita ruta para tenerla en cuenta para el futuro.

    Saludos

  5. 24 julio 2012 a las 15:29

    ¿Donde podemos alquilar bicis en sicilia?

    • 7 octubre 2012 a las 12:48

      Hola siento no haber contestado, me temo que estos meses no he conectado en absoluto. No tengo ni idea de dónde alquilar bicis en Sicilia, yo las alquilé en Malta, quizá San google pueda ayudar.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: